viernes, 4 de noviembre de 2011

Temeridad y malicia - Procedencia

El régimen sancionatorio no puede erigirse en cortapisa del derecho de defensa en juicio, debiendo acudirse a él sólo en casos en que nítidamente se aprecie la incursión en conductas dignas de reproche a través de las penalidades que contempla el ordenamiento procesal. Mas no cuando, como en el caso, se advierte sólo una actitud en la que está ausente el escrupuloso celo exigible a la hora de criticar razonadamente las partes del fallo que se consideran equivocadas, susceptible, en cuanto tal, de proyectarse puntualmente en la deserción del recurso, las costas de la instancia y, aún, la inoficiosidad de la tarea profesional (arts. 68, 260 y 261 del CPCC.; art. 30, D.L. 8904/77), pero insuficiente a los fines disciplinarios propiciados. CPCB Art. 260 ; CPCB Art. 68 ; CPCB Art. 261 ; DLEB 8904-1977 Art. 30 CC0002 SM 51152 RSD-29-5 S 17-2-2005 , Juez SCARPATI (SD) CARATULA: Pansu, Julieta c/ Bordon, Lucy y Emis s/ Ejecución hipotecaria MAG. VOTANTES: Scarpati-Occhiuzzi-Mares

No hay comentarios:

Publicar un comentario