jueves, 3 de noviembre de 2011

Transacción

Todo profesional que asume la tarea de litigar debe contemplar la eventualidad que su defendido arribe a una autocomposición del pleito por alguna de las formas previstas en el ordenamiento procesal, con los benéficos efectos de paz social que ello trae consigo. Es claro, en consecuencia, que el abogado no puede ser un obstáculo para la consecución de tan noble propósito, ya que de generarse un conflicto de intereses se esfumaría toda posibilidad de concertación de las partes, erigiéndose el auxiliar de la justicia en dueño del proceso no se diga que los intereses muy respetables del letrado son ignorados por el Tribunal, antes bien se tiene muy en cuenta que siempre queda expedita -por el proceso pertinente- la acción de fraude que preven los artículos 961 y cc. del Código Civil, o la que el interesado viere convenir, si perdura su desconfianza sobre la veracidad de lo acordado. Debe repararse que en el proceso no podrían existir dos contenidos económicos para la misma parte, razón por la cual no se advierte posible apartarse de lo estrictamente normado en el artículo 25 de la ley de honorarios que, sin efectuar ningún distingo respecto de la participación o no de los letrados, expresamente dispone que "En los casos de transacción, la regulación de honorarios se practicará sobre el monto total que resulte de la misma" (art. 163 inc. 5° CPCC.). CCI Art. 961 ; DLEB 8904-1977 Art. 25 ; CPCB Art. 163 Inc. 5 CC0202 LP 93149 RSD-95-00 S 27-4-2000 , Juez FERRER (SD) CARATULA: Pallero, Osvaldo c/ Fernández, Norberto Abel s/ Daños y perjuicios MAG. VOTANTES: Ferrer-Suárez

No hay comentarios:

Publicar un comentario